El espíritu santo paráclito, padre de los pobres

Si nos reconocemos débiles, pobres y necesitados, el Espíritu nos dará la sabiduría, fortaleza y gracia necesarias para hacer frente, dentro del mundo sin ser del mundo, a las adversidades y contrariedades de esta vida que pasa. Él modela nuestro corazón, del que hace brotar el “recuerdo” de las bendiciones de Dios, la “misericordia”, la “cordialidad”, y el “coraje” apostólico. Por eso dirá su testigo Vicente de Paúl: “Dios pide principalmente el corazón, el corazón” (SVP XI, 156).


“Si alguno tiene sed, y quiere, que venga a beber el agua de la vida” (Ap 22, 17): el Espíritu Santo Paráclito, Padre de los pobres.


El espíritu santo paráclito, padre de los pobres

I.S.B.N.: 978-84-85076-83-3

Tamaño: 10 x 19 - 57 Páginas

P.V.P.: 7,00 €


© José Naranjo 2017