AMAR es darlo todo

     La belleza de la consagración es: la alegría, la alegría… No hay santidad en la tristeza. La alegría no es un adorno superfluo, es exigencia y fundamento de la vida humana. En el afán de cada día, todo hombre y mujer tiende a alcanzar y vivir la alegría con todo su ser.


    En el mundo, con frecuencia hay un déficit de alegría. No estamos llamados a realizar hazañas heroicas ni a proclamar discursos altisonantes, sino a dar testimonio de la alegría que nace de la certeza de sentirnos amados, de la confianza de ser salvados.


    Al llamarnos, Dios nos dice: “Tú eres importante para mí, te amo, cuento contigo.” ¡ Jesús nos dice esto a cada uno de nosotros! ¡De ahí nace la alegría! La alegría del momento en el que Jesús me miró. Comprender y sentir esto es el secreto de nuestra alegría. Sentirse amado por Dios, sentir que para Él no somos números, sino personas; sentir que es Él quien nos llama.


   ¡Quien pone a Cristo en el centro de su vida se descentra! Cuanto más te unes a Jesús y Él se convierte en el centro de tu vida, tanto más Él te hace salir de ti mismo, te descentra y te abre a los demás. Nosotros no estamos en el centro, estamos, por así decirlo, “desplazados”, estamos al servicio de Cristo, de la Iglesia. Quien ha encontrado al Señor y le sigue con fidelidad es un mensajero de la alegría.


                                                                                                                                Francisco


I.S.B.N.: 978-84-85076-98-7

Tamaño: 15 x 12 - 224 Páginas

P.V.P.: 12,00 €

© Jose Naranjo 2017